Primavera

Soldados

38º Como inconscientes…

( Escrito el 4 de abril 2003)

Pero los malos siguen imperturbables.

–Te hemos matado y ya está.

Entre dos lo sujetan, lo abaten y no le dejan irse.

–Debes caerte al suelo como nosotros cuando nos vences.

–No se vale. He dicho que ya no juego.

–Es así para todos –le gritan los otros que se arriman para apoyar… o para disentir.

–¡Si digo que no se vale, es que no se vale!

–Pues cuando me matáis a mí siempre se vale –se intenta hacer escuchar el más niño.

–Tú cállate, pequeñajo –le obliga uno de los mayores.

–Vosotros, lo que queréis, es cargar con la ganancia. Mucho ¡vamos a jugar, vamos a jugar! Pero luego no queréis pagar.

–Cállate, que te casco.

–Y además con amenazas.

Pero los atrevidos que han dominado durante unos momentos, se ven intimidados y aceptan las condiciones que los otros, los que están en el poder y con más edad, les imponen.

Por eso refunfuñan aunque acepten, y comienzan de nuevo el juego.

Uno distinto, como si el anterior con visos de posible perder, no tuviese valor y fuera olvidado.

Pero enseguida repiten. Y se reparten para otro juego de batallas…

–Vosotros sois los malos… –apuntan con el dedo.

–Y debéis ser vendidos –afirman siempre los mismos.

Qué pena que en la historia ocurra lo mismo. La pagan los que quieren quienes mandan.

Ellos siempre triunfan…

Pobre pueblo pobre.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Primavera. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s