Primavera

Castillo

41ª Y buscan normativas y justificación…

Las reglas del juego no las imponía el maestro ni el alcalde ni el cura ni el juez de paz.

Las reglas del juego eran las heredadas.

Tenían ligeras diferencias según el nombre y su actividad, por ejemplo el “Rescate” era distinto del “Tú la llevas” aunque ambos sean de pillar; pero ganan siempre los más fuertes. Las del pañuelo, de la estornija y de los pies quietos, cuyas normas antiguas se mantienen idénticas y por tanto inmutables, los más desarrollados ganan siempre y sin ningún esfuerzo.

El maestro con su presencia imponía un respeto apoyando a los más listos, pero aun éramos niños.

El alcalde cuando miraba los juegos de los jóvenes simplemente sonreía, nunca recriminaba a nadie.

El cura parecía imponer una inclinación a los débiles, pero nunca se dignaba presenciar los juegos, y el juez de paz sabía de antemano que siempre ganarían los poderosos.

Bueno, los más fuertes triunfarán y no valdrán convenciones ni compromisos ni moralismos ni por supuesto consideraciones ni cortesías.

¡A que se lo digo a mi padre!

Sentenciaba el que se veía perdedor pretendiendo amedrentar y ganar un tiempo y un favoritismo, pero enseguida se le calificaba de empadrado, de enmadrado o de niño mimado.

Si no te atreves, no juegues… ¡Miedica…!

Eran las escaramuzas con que crecíamos y nos envalentonábamos, tal vez preparándonos de cara a las dificultades y batallas que la vida nos presentara.

Y ya desde entonces presagiábamos quiénes serían poderosos y fuertes, quienes leales y fieles, y quienes decididos y opositores…

En estas ocasiones, los amigos, los compañeros de pupitre y de juegos podían ser las espinas que el rosal de nuestra primavera ponía en sus ramas medio ocultas acompañando a las hojas de la amistad.

Aunque, a veces, hasta las normas se acomodaban para que los fuertes…

Quienes las imponen, nunca se sienten culpables de las consecuencias sean nefastas o no, y es que ni se lo plantean…

Pero sí de los beneficios.

Y no ceden la posibilidad de cambiarlas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Primavera. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s