Historia de Molina de Aragón

6º La época romana

Los romanos llegaron con una preparación y un comportamiento diferente.

Los celtas se acercaron buscando un acomodo, un sitio donde alojarse, endurecidos y belicosos pero condicionados por la movilidad de sus ganados y las espacios a ocupar. Por eso tras choques y riñas con los iberos y con quienes se asentaban en estas tierras, poco a poco, muy lentamente, se fueron haciendo sitio.

La llegada de los romanos los constriñó a hacer un frente defensivo. Fue este enemigo común quien los unió y organizó hasta formar lo que hemos dado en llamar celtíberos.

Los romanos se presentaron con armas y en formación, con la idea de conquistar, dominar y gobernar. Venían atropellando, destruyendo si no podían vencer, y luchando denodadamente si la oposición era importante. En esto se diferenciaron de los anteriormente llegados.

Éstos, por su fuerza organizada, pudieron más. No buscaban una relación sino un dominio, una posesión de las personas y de sus bienes. Mandados por Roma, les interesaba conseguir territorios habitados que los enriqueciera y que abastecieran sus despensas y sobre todo las de la ciudad, Roma.

Comenzaron unos doscientos cincuenta años antes de Cristo persiguiendo a los cartagineses. Luego, unos diez años después de vencer a los cartagineses, llegaron a la Celtiberia, les costó mucho tiempo pero, al fin, la sometieron.

Viriato[1], lusitano (portugués) les plantó cara y ayudó a los celtíberos (147-138 a. c.). Aún hubo otros levantamientos posteriores por ejemplo el del año 80 (antes de Cristo) guiados por Sertorio, pero también fue sometido. De este hecho comentaremos algo que nos concierne directamente.

Los romanos, cuando se declararon vencedores, impusieron sus usos, sus leyes y su administración. Trajeron el sedentarismo agrícola mitigando la movilidad y nomadismo pastoril.

Impusieron la esclavitud, propia de conquistadores. Vivir cómodamente en una casa de ciudad o aldea exigía que alguien la atendiera y cuidara: los esclavos. Requería que alguien sacara provecho del campo para que mantuviera a sus dueños: también los esclavos.

La ciudad y las villas necesitaban personas que realizaran los trabajos necesarios para el bien vivir… Digamos que en ellas había alfareros, herreros, zapateros, carpinteros, tocadores de flauta (músicos), curtidores, cocineros, albañiles, cordeleros, fundidores, «artistas de Dionisio» como se llamaba a los actores, etc. Todos estos oficios era trabajo de esclavos. Los escribanos y gramáticos, esclavos también, tuvieron especial miramiento y trato.

Se hubo de producir más, porque había que mantener no solo a los soldados que al terminar su periodo de servicio recibían unas tierras como pago, sino también al decurión o gobernante, al terrateniente y a la persona acomodada. Pero sobre todo fue necesaria esta mayor producción para pagar el tributo a Roma, que ellos, los soldados, o un recaudador se encargaban de recoger, y no solo en moneda o en frutos sino también en personas: esclavos.

Roma desplazó sus tropas y luchó conquistando territorios para comer sin trabajar. Prueba de los muchos tributos recibidos son el Campidoglio (campo de aceite[2]) y el monte Testacio (monte de cascotes) donde almacenaban los restos de las vasijas, con que transportaban el aceite, el vino y los granos y que ya no podían reutilizarse.

Nuestros antepasados aprendieron agricultura, el uso del arado (timón, esteba y reja, de madera todo) arrastrado por caballerías o bueyes; también conocieron el año de descanso de las tierras para no esquilmarlas y mejorar la producción. El sedentarismo, por tanto, formó parte de la nueva vida. Es muy interesante nombrar a Cillas como un topónimo (cella) que implica el significado de almacén de granos en su origen romano.

Los caminos, en nuestra tierra, tal vez el que transcurre desde Daroca por Gallocanta, Tortuera, Tartanedo, Concha… Maranchón, Alcolea, ya fuera señalado y usado para trasportar armas pesadas y carretas desde el valle del Ebro hasta la planicie o el tributo en granos en dirección contraria. El río Mesa recibió este nombre por su significado, el de enviar como sugiere el verbo latino mittere en su participio missum: enviado, envío, tal vez indique una vía de acceso rápido para que unida al Tajuña llegar a tierras de la meseta. Una senda útil a uña de caballo, además del Jalón, vía principal para el trasporte a lomos de caballerías, conectando con el Henares.

Los ganaderos también quisieron vivir en la ciudad, vivir como un romano y tener como pastor a un esclavo. Los romanos dieron menos importancia al ganado que a la agricultura. Los pastores, siempre en el campo, eran más difíciles de controlar, porque exigían la presencia del dueño en las cercanías.

El ganado dio un bajón, las carnes no eran exigidas para llevar a Roma, pero sí los granos y esto demandó una mayor explotación del campo, mayor extensión cultivada.

La desaparición de las personas que eran tomadas en asaltos eran llevadas a Roma, ya que allí el mercado de esclavos era más productivo, esta actuación desangró la soledad pastoril. Los botines en personas conseguidos en las batallas se incrementaban con estas capturas.

Los que consiguieron eludir la esclavitud aprendieron que ya no se trataba sólo de producir para alimentar a su familia, sino para mantener a otros que imponían orden y justicia y, además, contribuir a los tributos que exigían para la gran y excelsa Roma. La Roma de los Cesares, donde los ciudadanos romanos gozaban de privilegios sin cuento.

Gracias a que roturaron campos y a la ayuda del arado, mejor estructurado, que facilitaba la labor de preparado y siembra, pudieron hacer frente a todo aquel servilismo o gravamen económico que les cayó encima.

El excedente de la mano de obra buscó salida en el ejército, aunque la natalidad era frenada por las enfermedades, la poca higiene y el hambre. El ejército era una buena escapatoria ya que, si sobrevivían, las recompensas podían ser generosas como les ocurrió a los soldados de Marco Mario a quienes, por su buen comportamiento, al terminar su campaña regaló una ciudad de nueva creación en la misma Celtiberia de donde procedían[3].

Pero, ¿qué hacían los romanos, a qué se dedicaban en Roma?

A sentarse en la plaza y charlar con los amigos, a ir a la taberna, a los baños, a los juegos en el coliseo, etc.… Los que querían subir alto en el poder debían ir a la guerra, o granjearse amigos que la hubieran hecho y así conseguir el título de patricio, sentarse entre ellos en el foro y adquirir un número de esclavos que les diera preponderancia y les rindiera ganancias con su trabajo o con su venta.

Esta manera de vivir rápidamente se extendió por las provincias y gustó. Por eso se animaron a construir ciudades e irse a vivir en ellas, siempre imitando lo que hacían los de Roma.

[1] Leí en un libro de Joaquín Costa, no he podido confirmar lo ahora, que Viriato cobró por su ayuda a los celtíberos 22.000 corderos. Lo digo como un apunto no como una afirmación contrastada.

[2] Las vasijas donde importaban el aceite, el vino y otros productos transportados en barco, una vez cumplida su misión, cuando se rompían los tiraban en basureros. Y fueron en tal cantidad los trozos de recipientes que formaron dos montes uno llamado Campidoglio y otro Testacio.

[3] Tovar y Blázquez en Historia de la Hispania Romana, Alianza Editorial, 1982, (pag 79-80) Me atrevo a recrear unas siglas que devendrían en el topónimo de: Mil.Mar.Civs, (Militum M Marii Civitate) o lo que es lo mismo ciudad de los soldados de Marco Mario (¿?). Estos soldados a su vez se hacían con esclavos para que les trabajaran sus tierras, y esto produjo enfrentamientos por lo que se vieron obligados a cambiar de lugar y ubicarse en otra región… ¿Milmarcos tal vez?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Primavera. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s