Historia de Molina de Aragón

9º Las monedas y el comercio

El aumento de la agricultura favoreció el asentamiento creando aldeas como núcleo central de los campos que se cultivaban. La obligación de pagar los impuestos exigidos por los soldados romanos, para su mantenimiento y para el envío a Roma, nos puede dar a entender que las aldeas ya tenían señalado su límite territorial para poder determinar la cantidad de cereal a pagar, el de los pastos no se delimita y sigue las normas de siempre. Tal vez este aumento de gravamen en cereal redujo el pastoreo, y sobre todo el centralizar los ganados en las aldeas; si andaban por libres, se sentían menos atropellados por los pagos ya que podían pasar más desapercibidos, pero el peligro de ser capturados para esclavos era más inminente.

El comercio siguió siendo como siempre, el de la permuta. Las monedas, aunque se acuñaran en varios lugares, el más próximo fue Ségeda -Mara junto a Calatayud-, no eran de uso común. Los soldados sí las recibían como paga, y éste era otro factor que les reportaba mayor categoría.

Por monedas aparecidas en una calle de Labros[1], acuñadas en Ségeda (Sekaisa) deduzco que llegaron hasta aquí, si fueron perdidas por comerciantes o por soldados con los bolsillos rotos, o tal vez el llamado castillo fue castro y por eso hemos encontrado esas monedas en su proximidad, no lo sabemos. De todas las maneras por aquí pasa un camino o senda utilizada regularmente en dirección al río Mesa.

En el lugar llamado Monchel han encontrado un tesorillo[2] del que no se puede afirmar época al no haber sido esrudiado, aunque por las explicaciones se pueda deducir como perteneciente a la romana. En Villel de Mesa, en la vega, también han encontrado bolsas llenas de monedas (tesorillos). Sánchez Portocarrero comenta que, en el Cerro Cabeza del Cid, él había encontrado monedas y objetos que atestiguan la antigüedad de sus posibles habitantes[3].

Y hablando de monedas y de comercio, la contabilidad se haría por rayas dibujadas en la pared, que, cuando se recibía el equivalente, se tachaban, una por ésta, ésta por ésta y así sucesivamente. He visto paredes en lugares de ferias, en lonjas y en portazgos con este sistema de contabilidad, lo que significa que a cada rayón con su tachadura equivalía una permuta realizada –naturalmente estos hallazgos pertenecen a épocas más cercanas-.

Los excedentes de mano de obra, es decir las personas sobrantes, se dedicarían al trasporte de lana, de tejido, del excedente de grano, o de ganado para vender en otros sitios, ciudades por ejemplo, y ganarse el sustento. Con estas actividades se daba pie a la compraventa. No los podemos llamar comerciantes pero sí buhoneros, arrieros o recueros ya que las reatas de caballerías para el trasporte de materias y granos serían necesarias, o para la venta ya que también eran útiles para arrastrar los arados.

Los comerciantes ponían precio a sus mercancías, daban un paso adelante a los cambistas, aunque también practicaran el cambio, pero con un añadido como beneficio, es decir no era permuta.

El comercio es algo distinto a la conquista, es decir con mi fuerza (compro) me apodero de tus bienes (venta obligada), poder contra debilidad; distinto al intercambio, es decir, yo tengo este sobrante que necesitas y lo cambio con tu excedente que yo necesito, necesidad contra necesidad. El comercio añade algo diferente: el comerciante valora el excedente del proveedor y tasa la necesidad del comprador, con ello, el sobrante y la carencia, juega y regula la mercancía, añadiendo, claro está, su ganancia; o sea si vendedor y comprador actúan con valores de innecesario y necesario, el comerciante se convierte en un intermediario que juega con esta situación adicional que él condiciona para añadir su lucro.

Estas actividades mercantiles[4], más la recolección de impuestos y su transporte, indican la necesidad de un entramado de caminos para acceder a las distintas aldeas, y sobre todo teniendo en cuenta el traslado de los impuestos hacia las ciudades y los puertos de embarque hacia Roma. Por tanto precisarían unas sendas que los llevara a buen puerto y por supuesto defendidas por soldados. El ganado tributado era guiado por el monte, aunque también tendrían vías pecuarias para mejor protección

El foro en las ciudades y después en las villas sería el destino de estos comerciantes.

Debemos pensar que quienes se dedicaron a esta manera de ir y venir con mercancías, se sentirían de alguna manera personas más libres o menos esclavizadas que los que permanecían dependiendo de sus dueños en las casas o en los campos. Ellos imponían precio a sus mercancías y elegían qué vender. Incluso los esclavos dedicados a estos menesteres se sentirían más a sus anchas, un tanto alejados de sus dueños.

Las personas sin posibilidades agrícolas o de pastoreo y que no pertenecieran a nadie como siervas, preferirían ingresar en el ejército por la triple paga: una parte del botín, la soldada en metálico, y la compensación territorial una vez acabada la campaña.

La base de la riqueza era el campo con sus productos hortícolas, agrícolas y ganaderos. Incluso la manipulación primera de estos productos, molinos para el trigo, cardado de lana y tejido, curtido de pieles etc., se darían principalmente en el agro, aunque los realizaran esclavos. Hubo un tipo de mantas muy apreciadas por los romanos, además del “sagum”[5] hispánico. Los esclavos en la ciudad o en las pequeñas ciudades y después en las villas, se ocupaban de las obligaciones caseras: vivienda y corral, además de las administrativas y las que los dueños y la ciudad exigieran.

Este tipo de relación comercial también ocurriría en época de los celtíberos aunque sólo fuera por la venta y compra de cuchillos y espadas, y también de tazas y cuencos de terracota, que, como dijimos, se encontrarían en los poblados adonde acudían cada tiempo los nómadas.

Aún habría otras muchas formas de comercio según se sepa explotar o influir en el deseo del comprador, y entonces el comerciante obligaría al vendedor a acomodarse a sus exigencias, con lo que el comerciante domina ambas situaciones, pero esto ya no pertenece a este proyecto…

En la época romana, debido al asentamiento agrícola, los grupos que formaban las aldeas crecieron, y las ciudades comenzaron a tomar forma de tales a imitación de Roma con sus ocios y relaciones amistosas, y todo eso haría necesario un comercio más competente. Por el crecimiento de las ciudades, las aldeas reducirían la habitabilidad.

[1] Dos de ellas las he visto con la inscripción de SEKAISA, incluso conozco la calle donde aparecieron. Por tanto de la ceca de Ségeda. 150 antes de Cristo.

[2] Los soldados cuando preveían un encuentro, o sabían que se preparaba una batalla, escondían sus monedas (tesorillo) en un lugar señalizado, para, una vez acabada la contienda, volver a recogerlo.

[3] Lamentablemente no se han podido certificar ni datar.

[4] El sobrante y la necesidad se convierten en productos a explotar por el comerciante, por eso llamo mercantil a la actividad comercial.

[5] Esta veste era un capote de lana que llegaba hasta los pies, ancho para meterlo por la cabeza, con amplias y abiertas mangas, y una cogolla con que cubrir la cabeza, que al estar abatanado era impermeable.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Primavera. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Historia de Molina de Aragón

  1. Mariano Martínez Yagüe dijo:

    Si me permites un consejo, repasa el capítulo enviado y posiblemente estés de acuerdo conmigo en que abusas un poco de la primera persona, digo o diré, introduciendo subjetividad en el relato que pretende ser objetivo. Creo que esa primera persona quedaría mejor en las notas que en el corpus. Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s