Historia de Molina de Aragón

26º Sobre aldeas y ciudades, pastores y comerciantes

Las aldeas surgieron como asentamientos duraderos, la permanencia dependía de la tierra que producía el alimento. Herederos de los recolectores de frutos que experimentaron y cultivaron la agricultura permanecían durante la campaña de sementera y recolección en el mismo lugar, y si era productivo durante el tiempo que diera respuesta con su fertilidad. La tierra se agota y necesita descanso o abonos. Utilizaban claros entre árboles o desforestaban para sus cultivos.

Los cazadores que domesticaron los animales crearon sus rebaños y fueron abandonando el nomadismo según sus animales pastaban y encontraban alimentos. En los lugares áridos rápidamente los animales los abandonaban, en los fértiles tornaban y retornaban por los mismos montes y valles. Los espacios elegidos fueron amplios o reducidos según la feracidad de las tierras. Los pastores con sus ganados tenían libertad de espacios y movimientos.

Ambos grupos, agrícolas y ganaderos, se fueron entendiendo y colaborando con el intercambio de productos. Y no solo eso sino que ambas ocupaciones se conjugaron dentro de la misma familia y del mismo poblado: cereal por carne, fruta por lana y vestidos, leña para el fuego por pieles, incluso rastrojeras por el estiércol….

Con más o menso acierto en la narración de los hechos que anteceden hemos ido haciendo converger situaciones de gentes que ya estaban con quienes llegaban forzando de alguna manera su convivencia.

Después hemos presentado a las aldeas como el objetivo y el punto de mira de los grupos que entran en la península como conquistadores, tomada la aldea dominado el territorio y las colonias que de ella dependían. Tal vez en lugar de aldeas, por el número de habitantes se podrían llamar ciudades como las denominaron los romanos.

En el resumen rápido que hago de la historia de estos territorios y según mi propósito no caben datos de reyes ni de prohombres, sino situaciones que vivieron sus habitantes.

Las aldeas devienen ciudades en tiempos de Roma. Los esclavos trabajan como colonos las tierras de los ciudadanos libres, que después abandonan las ciudades y montan las villas haciéndose rodear de sus colonias que siguen trabajando los esclavos, así mantienen sus latifundios.

Quienes vienen después aprovechan estas aldeas o villas o ciudades. Cada grupo invasor, valora y mantiene, o crea nuevos asentamientos, según sus intereses, y los habitantes cambian de lugar según derrotas o destrucciones.

La ciudad y las quintas o colonias de finales del imperio romano decaen y toda la agricultura por ellos cultivada se reduce al mínimo, a la simple manutención del campesino. La tierra recupera su arbolado ocupando el sembradío abandonado.

Según hemos dicho en capítulos anteriores, cada invasión ha aportado enfermedades, epidemias o plagas que disminuían la población, con lo que las aldeas se despoblaban o disminuían con el consiguiente abandono del cultivo.

En los movimientos belicistas los pastores se van escondiendo en los bosques queriendo alejarse de compromisos y persecuciones. Apartados del camino de los ejércitos conservaban como podían la libertad de sus animales y por ende la suya propia.

Los comerciantes: arrieros, trajineros, buhoneros, quincalleros y otras personas dedicadas al mercado ambulante mantenían sus maneras y acomodaban su actuación a las necesidades del nuevo mercado, libertad como desplazados y utilidad para su provecho. Los lugares donde montaran sus bases mejorarían la habitabilidad y darían apoyo y crecimiento a la población.

Molina y su entorno, terrenos de frontera, se mantuvieron unas veces arropados por unos y otros según necesidades de sus vecinos, pero de alguna manera con autonomía.

Sus ingresos serían escasos pero en los últimos tiempos se mantuvo y pudo pagar tributos a los reyes cristianos, al menos al de Aragón[1], esto lo veremos más tarde al hablar de los pobladores de Molina en los fueros.

Y nada más sobre aldeas si no es que toda la legislación de los fueros que veremos se funda en la relación de los habitantes de las aldeas entre sí, en las relaciones de unas aldeas con otras, de su dependencia de  Molina, la capital, y de las normas establecidas para evitar enfrentamientos no solo entre ellos sino con los reinos vecinos.

En algunos capítulos se reglará la relación de los pastores y los agricultores.

De los mercaderes y sus portazgos y otros impuestos también se legislará.

La vida según crece y se convierte en sociedad sedentaria, más leyes y normas de defensa, de concordia y avenencias necesita.

En definitiva, creada la aldea, la ciudad y la región, sus pobladores más libertades pierden cuantas más leyes necesiten para su convivencia.

Pocas veces volveré sobre estas ideas ya que las normas o fueros del conde Manrique nos dan idea perfecta de cómo hubo que reglar las relaciones de los ciudadanos, de las aldeas, de la ciudad, entre aldeas y ciudad, etc., y de los ganaderos y agricultores.

En los capítulos de Pedro IV el Ceremonioso, aún aparece mejor, ya que se fortalece el peligro como frontera, y con otras situaciones al pertenecer a Aragón; por estas circunstancias veremos que los molineses se quejarán y pedirán volver a sus costumbres y fueros.

[1] “Anales de Aragón”, Jerónimo Zurita, Libro I, Capitulo XLV. “…para sustentar este convento a honra de nuestro señor Jesucristo señaló el rey ciertas rentas… y la mitad de las rentas de muchos lugares muy principales que aun estaban en poder de los moros que eran sus tributarios, adonde llevaba la mitad de sus rentas, que eran Segorbe, Buñol, Cuanca, Molina…”

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Primavera. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s