Historia de Molina de Aragón

34º Donaciones

Seguimos con Molina ciudad y sus prohombres.

“Do a uos en fuero para siempre que todos los vezinos de Molina, caualleros et clérigos y jodíos[1] reciban sendos cafizes de sal cada anno et den en precio destos cafizes sendos mancales”[2]

Continuamos con los privilegios, no solo están exentos de tributos, sino que también han de recibir un cahiz de sal a un precio determinado, es decir ajeno a la especulación del mercado.

Aquí nos presenta la sociedad de Molina al completo, por orden de poderío o de categoría: los caballeros y la institución de clérigos con templos y monasterios, y después la de los judíos.

Según otras lecturas, probablemente más reales del fuero, no se leería “y jodíos” sino “los otros”[3] –en la lectura que sigo aquí no aparece “los otros” sino los “judíos”-, si aceptáramos “los otros”, acordaríamos el resto de la población, lo que sería más convincente; porque la ciudad, Molina, es el centro y la capitalidad de la región y ha de ser especialmente tratada para que se repueble cuanto antes y se responsabilice del resto del señorío.

En la lectura que seguimos, la de Sancho Izquierdo se lee “y jodios”, así podemos enumerar las creencias, cristiana y judía; pero si siguiéramos la otra lectura “los otros” la enumeraríamos por los trabajos u oficios, los comerciantes, carpinteros, albañiles, agricultores, pastores, etc. Un poco menos diferenciadora o exclusivista la lectura de “los otros”, y más adecuada: caballeros, clérigos y los otros: los prepotentes y el resto.

No obstante al aparecer en “y jodíos” tenemos una visión peculiar, ya que no hace mención a musulmanes o moros y por tanto en esta primera y general declaración de los fueros, la sociedad sólo comprendía dos religiones, la tercera, la musulmana, ahora combatida, alcanzaría lugar algún siglo después.

No obstante lo que importa es el aprecio que muestra hacia la ciudad y sus habitantes. No por la sal sino por determinar el precio de la sal.

¿Pero de dónde salen estos cahices de sal?

“Et que recibidos estos cafizes[4] en Trayt o en Almallay con uuestro escriuano et mío et quien en otra mientre la tomare, peche cient maravedíes”[5]

La sal de Traid o de Almallá se pagará a un mencal[6] cada cahiz. Y todo ello perfectamente regulado. Si no fuese respetado este fuero se multaría con cien maravedíes indistintamente a vendedores o usureros.

Para que se realice con normalidad ha de ser registrado por un escribano, e impone una multa a quienes no respondan al cumplimiento de la ley o privilegio que tienen las salinas. Molina tiene precio impuesto de la sal y las salinas elegidas como único proveedor.

Entre los prohombres, además de los caballeros y los clérigos, habrá que anotar a un escribano que ya veremos de qué estamento procede.

[1] Dice Sancho Izquierdo que estas dos palabras “y jodíos” aparecen raspadas y luego escritas encima con letra del siglo XVI. En otras transcripciones es sustituida por “los otros”.

[2] Fueros de Molina. Cédula 5.

[3] En otros escritos donde se presentan estos fueros en esta cédula, después de caballeros, clérigos y judíos a los que también alteran el orden añaden “otros” como dando a saber que no están relacionados todos los pobladores de Molina. Y se relata así: “Doilos en fuero para siempre que todos los vecinos de Molina, caballeros y clérigos y otros, reciban sendos cahizes de sal cada año y den en precio de estos cahizes sendos mencales, y que reciban estos cahizes en trayt o en almayay con vuestro escribano y el mío, y quien de otra manera tomare pendre cien maravedíes”. Recogido de internet y principalmente de la Web de Valhermoso: http://www.ayuntamientodevalhermoso.com/historia/fuero-p%C3%A1g-1/

[4] El autor no sigue ninguna norma y así la palabra “cahices” puede aparecer escrita de varias maneras: cálices, cafizes, o cafices. Esto mismo ocurre con otras palabras a lo largo del documento, por lo que se transcribirán tal y como aparezcan.

[5] Fueros de Molina. Cédula 6.

[6] Sancho Izquierdo. “En unas declaraciones del Fuero de Fuentes, lugar cercano a Brihuega, posteriores en cerca de tres siglos al de esta última (13 de mayo de 1493) dice: <La tasa de las monedas. -Item: en quanto toca las monedas que están en el fuero asentadas que son en el tiempo antiguo que por cad meaja se entiende una banca vieja e por un mencal se juzgue 3 maravedíes e los sueldos a quatro maravedíes>”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Primavera. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s