Historia de Molina de Aragón

46º(b) De los alcaldes

 

“Todo alcalde que dineros tomare demientre que en el alcaldía fuere, saluo las calonnas que a él pertenece, por algún juyzio o por alguna querella, si prouadol fuere, salga ende por aleuoso et por prejurio, de más, peche cient maravedíes.”[1] Otra cédula contra los alcaldes que aprovechan económicamente de su posición, se le tendrá por alevoso o perjuro, además de pagar la multa señalada.

Pero si ha cumplido bien: “Ningún alcalde, después que saliere de su portiello, non responda por justicia que aya fecho nin por juyzio que aya juzgado.”[2] Queda claro que no deben pedir responsabilidad de sus actos al alcalde que ha cumplido y ha terminado su mandato.

Pero, como otros cargos, sí debe responder por los embargos y los pagos que no realizó: “Todo aportellado de conceio después que salliere del portiello fasta vn anno responda por la pendra[3] que pendrare et aún por el pecho.”[4]

Portiello es igual a cargo, aunque llamen oficio a la alcaldía y al juzgado, son indudablemente cargos. Los caballeros veremos que son los que tienen la característica idónea para ocupar los portiellos o cargos…

También se les reconoce un punto de inmunidad: “Quien al alcalde dixiere mal ondel sea desonra por guardar prouecho del conceio peche sesenta sueldos; si negare jure con seys”[5]. Quien hablare mal del alcalde para deshonrarle y sacar provecho del concejo pague de multa sesenta sueldos.

“El cauallero que non touiere casa poblada con su muger en la villa desde Sant Migael fasta a Sant Iohan non aya part en los portiellos”[6] Don Alfonso y doña Blanca en las mejoras de los fueros sugeridas por el concejo de Molina amplía esta exigencia a todos los cargos, no solo a los alcaldes, sino a todos incumbe la ciudadanía, habitar en Molina de san Miguel hasta san Juan. El año lo reduce al tiempo en que los trabajos son menos exigentes, ya que de san Juan a san Miguel (julio, agosto, septiembre) son las faenas de la recolección, y si son caballeros de las aldeas durante este tiempo deben estar muy ocupados en los trabajos del estío: Siega, acarreo, trilla, aventado y almacenamiento de los granos. En cambio de san Miguel a san Juan es el resto del año y los trabajos de arada, bina y sementera resultan menos acaparadores de tiempo. Es decir reducen el año exigido, a sólo los meses de la recolección agrícola.

Caballero que no cumpla con el domicilio no puede ejercer ningún cargo en Molina.

” Juez que saliere non aya cauallería nin alcaldía fasta tres annos nin aya judgado fasta cinco annos. Qui demandare judgado o alcaldía demándela día de domingo ante la fiesta Sant Migael depués de missa et quien en otro día la demandudiere, nol vala”[7]

Las solicitudes para el oficio de alcalde o de juez debían hacerse el domingo anterior a san Miguel, después de misa, y no otro día cualquiera. En la primera parte de la cédula se habla de que el juez no tenga caballería ni pueda ser alcalde hasta tres años después de ejercerlo y no repetiría de juez hasta cinco años después.

“Todos aquellos que cauallos ouieren de veynt maravedíes en la collación et los touieren por vn anno ante y ternán sus casas pobladas en la uilla echen suerte en el alcaldía et en el judgado et en la cauallería de la sierra. Et aquel que fuere alcalde vn anno, non sea alcalde nin cauallero de la sierra fasta tres annos, como quier que se mude a otra collación. Esso mismo qui diere cauallero de la sierra non aya la cauallería nin sea alcalde fasta tres annos, commo quiere que se mude a otra collación”[8]

En esta cédula se especifican las posesiones: un caballo de 20 maravedíes y durante un año antes y casa propia, y la situación de casa poblada: con mujer e hijos, y en la villa: es decir que sean vecinos. Éstos son quienes pueden optar a los oficios de alcalde y juez, y también a los caballeros de la sierra. Después expone algunas condiciones de tiempo para permanecer y volver a presentarse. También la incompatibilidad entre unos y otros oficios. Pero hay unas excepciones, y es cuando se cambia de collación, entiendo que de distrito, de sesma o de aldea.

[1] Fueros. Capítulo 12, cédula 7ª.

[2] Fueros Capítulo 12, cédula 13ª.

[3] Pendrar -1. tr. Dar o dejar algo en prenda. -2. tr. ant. Retener judicialmente algo a alguien para que responda del juicio. Embargar (retener la autoridad una cosa de alguien) (pendrar, por tanto, era una manera de tomarse la justicia por su mano, cosa que solo le pertenece a la autoridad)

[4] Fueros Capítulo 12 cédula 14ª.

[5] Fueros Capítulo 12 cédula 15ª.

[6] Fueros de doña Banca y don Alfonso Cédula 14ª.

[7] Fueros Capítulo 12 cédula 11ª.

[8] Fueros Capítulo 12 cédula 9ª.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Primavera. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s