Historia de Molina de Aragón

64º Las aldeas

Acabamos de encontrar que en las mesnadas o ejército del conde se hace distinción entre los aldeanos que deben tener caballo y los que no.

También hemos visto cómo los habitantes de Molina están exentos de impuestos, no así las aldeas. Los fueros, espejo de la época, engrandece la ciudad como centro, base y defensa del territorio.

Por tanto hablemos del territorio y de las aldeas.

Siguiendo la evolución de los poblados, encontramos que en el territorio se está acogiendo a agricultores y pastores que forman una sociedad donde cada uno tiene sus fincas con límites definidos, donde el conjunto de las fincas y los montes en que pastorean los rebaños también tienen demarcaciones que las separan de otros poblados que en el fuero llama aldeas.

Las relaciones de estos agricultores con su territorio, propiedad, herencias, etc., y la de los pastores con sus ganados y propiedad de los mismos ya los hemos comentado cuando explicábamos la captación de territorios y la capacidad de darlos en herencia a los hijos, pero falta la relación de los vecinos con los vecinos de las aldeas y de éstas con Molina. Esta relación irá apareciendo poco a poco, y la descubriremos según la marquen los fueros.

Las aldeas se formaron con los nuevos pobladores que fueron ocupando tierras adueñándose  de ellas y de quienes no las abandonaron. También instalaron a los siervos (o criados[1]) que se trajeron prisioneros de guerra y que ahora trabajan las posesiones o pastorean los ganados de quienes los capturaron. Quien “traxiere moros de otra tierra de guerra et aquellos en su aldea poblare…”[2]

Y también por quienes tuvieran gentes que huyeron de los estados islámicos por creencias cristianas o por lo que fuera, conversos, y se afincaron en las aldeas al servicio de un amo. “Qui ouiere tornadizos en su heredat…”[3]

Parece como si las aldeas estuvieran dotadas de un número de habitantes que se arropaban entre sí en caso de alguien que a quien se culpó: “…metan (su) apellido a las aldeas et préndanlo; et el aldea que oyere el apellido et non salliere en pues del, peche el aldea lo que se perdiere. Et si el mercador dixiere que non salieron en pues del, jure el aldea con cinco…”[4] Una persona no ha respetado el fuero de portazgo, huye y es reconocido por su apellido, llevan este nombre por las aldeas para que lo denuncien y si en alguna se escondiese y no lo declararan pague la aldea, aparentemente las aldeas lo resguardan.

Deducimos que la sociedad formada en la aldea tiene una fuerza estimable, se protegen sin acusar. No están de acuerdo con los exentos de Molina como ciudad privilegiada.

Reseño, por ser importante el dato, que todos tienen nombre, apellido o apodo que los diferencia de los demás dentro de una familia y de un grupo de vecinos que, como acabamos de ver, no solo se protegen, sino que forman una comunidad llamada aldea.

También dijimos que acudían a las colaciones, (en lenguaje eclesiástico, parroquias y en el que nos ocupa distritos) y allí inscribían sus posesiones.

“Todo omne que uendiere heredat, robrela[5] en la collación del conprador el dia del domingo despues de missa; en otra manera, nol vala”[6]. Todos los que tenían posesiones las habían inscrito en su colación que podríamos llamar sesma (aunque es un atrevimiento por mi parte y en este momento llamarla así), por tanto el comprador la debía pagar e inscribir en la misma colación donde estaba anteriormente. Era necesaria una organización para tener todo controlado. Por eso hablo de las aldeas como pertenecientes a distintas colaciones (o sesmas) para que el territorio del señorío tuviera una distribución ordenada y no confusa, en la que cada cual eligiera, a su gusto, la colación que se le ocurriera[7].

No olvidemos que estamos en un momento de invasiones por parte de un reino sobre otro con sus combates y peleas, y que los que acompañaban tenían derecho al botín que consiguieran. Este espíritu es el que acompañaba a los que venían a establecerse en las tierras puestas para su adquisición.  El control era necesario frente al atropello y la ambición.

Aceptando lo de sesmas no entro en si deberían ser seis cada una con sus 20 quiñones, ya que se ha escrito mucho sobre ello y sería redundar. Me basta saber que han sido cuatro y que cada uno se valió de sus influencias y posibilidades dentro del concepto casi de conquista para ocupar las tierras.[8]

La organización social de los habitantes de las aldeas seguiría el mismo orden que en la ciudad de Molina. Por tanto también encontraríamos una sociedad aldeana dividida en estamentos.

Caballeros[9] que viven en la ciudad y tienen tierras en las aldeas.

Caballeros[10] que viven en las aldeas.

Vecinos[11]. Gañanes y pastores que no tienen riqueza suficiente para poseer arma, y por tanto permanecen en la tierra y en el ganado.

Siervos o criados que poblaban las tierras ocupadas, que se trajeron prisioneros de guerra y que ahora trabajan o pastorean, y conversos o tornadizos que se instalaron en las aldeas. Indudablemente estarían al servicio de los caballeros.

Estas diferencias dependen de la riqueza de cada uno, expresada por las yuntas, por las ovejas y por la tierra que cada uno poseyera, además del reparto del botín conseguido en las actuaciones bélicas. Y por supuesto por el número de esclavos, siervos, que tuviera. Me resulta casi imposible distinguir entre siervos y esclavos, “sean suyos a mandar” que dice el fiero.

Si en la aldea hay un castillo añadiremos al alcalde del castillo que tiene poder sobre los soldados que defiendan la fortaleza.

Los alcaldes o justicias que gobiernan la aldea será alguno de estos hacendados que posea caballo “Todos los portiellos sean de la collación de los caualleros”[12]. Todo cargo será de los caballeros de aquella sesma, y si hablamos de las aldeas, de su aldea.

El conjunto de todos se rige por el concejo. En el concejo hay alcaldes. Acerco a las aldeas el modelo simple de gobierno de la ciudad aunque en los fueros no dice nada. Ni siquiera en la ciudad nos cuenta cómo y de cuántos se conforma el concejo, sólo podemos deducir que está formado por solo caballeros.

Y siguiendo las normas de fuero, las autoridades cada año cambiarán a otro de iguales o similares posesiones. “Yo, el conde Almerich, do a uos en fuero que uos el conçeio de Molina siempre pongades juez et alcaldes en cada vn anno de cada vna collación conpeçando a la fiesta de Sant Migael fasta vn auno, acabando en aquella misma fiesta”[13] Aunque habla del concejo de Molina habla también de cada una de las colaciones (¿repito, podríamos llamarlas sesmas?) que tendrá alcaldes y un juez de san Miguel a san Miguel, y en aquella fecha cambiarían. Porque ¿dentro de Molina existirían varios concejos uno en cada colación y que en cada concejo se nombraría juez y alcaldes? Y si esto no fuera así, ¿no se referiría a cada una de las colaciones donde se inscribieron las distintas fincas, según los territorios, por tanto la misma comarca?

Estos caballeros que ostentan los cargos pudieron permanecer como alcaldes y justicias todo el tiempo que quisieran si no había otro caballero para sustituirlo: “Todos los portiellos sean de la collación de los caualleros”[14] Se deduce que los cargos son sólo para los caballeros. Los vigilantes y defensores de la sierra también son caballeros, es decir que poseen caballo. Lo de no personalizar el cargo es difícil.

Una observación, el reparto de tierras no fue tan idílico ni fue tan equitativamente repartido como a veces parecen suponer los que hablan de la repoblación molinesa.

En los fueros aparece que no todos tenían tierras para cumplir con lo exigido y tener caballo y armas, y así distinguirse como caballero y ocupar los cargos de gobierno. Por eso el reparto no se dio, sino que cada cual ocupó el término yermo y poblado, y después acudió a inscribirlo. Sí es probable que los límites de aldeas se mantuvieran como aquellos antiguos con sus viejos límites.

Prueba de esto son también las muchas leyes para dirimir querellas y riñas en fincas y en cualquier otro sitio. “Todo omne que entrare entre los moiones demientre lidia­ren en canpo, peche sesenta sueldos, sacados los alcaldes et el juez et los andadores”[15] Habla de mojones divisorios, aunque no del porqué sea la riña.

[1] Uso esta palabra para indicar que eran criados, es decir alimentados y vestidos.

[2] Fueros Capítulo 11 cédula 12ª.

[3] Fueros Capítulo 11 cédula 12ª.

[4] Fueros Capítulo 1º cédula 2ª.

[5] RAE dice que proviene del latín robrare: Hacer la robra. Robra = el agasajo después de la compra, en nuestras tierras se decía el “alboroque, y en otra acepción, también en el Rae: escritura o papel justificante. -Ya lo vimos en páginas anteriores. También, rubricar, poner la firma, como no sabían escribir hacían un garabato, rúbrica.

[6] Fueros Capítulo 11 cédula 8ª.

[7] Tendrá su capítulo cuando los fueron nos lleven a ello: Las sesmas.

[8] Don Antonio Herrera Casado expone así esta situación: “Una de las observaciones es la que ahora pongo ante la consideración del lector. Al estudioso y buen conocedor del Señorío de Molina no se le escapa que el territorio todo está sistemáticamente dividido en una serie de demarcaciones: sesmas, veintenas y quiñones… Tales denominaciones proceden del momento mismo de la repoblación y creación del territorio allá por el siglo XII y están planteadas como un modo homogéneo y justo de distribuir la tierra a sus nuevos pobladores. Desde el primer momento de la ocupación del territorio tras la conquista de los árabes (y así ocurre en otros lugares de Castilla en la misma época) se establece una capital donde va a radicar el señor, su castillo o palacio, y todo el poder legislativo, administrativo y judicial. En esa capital, y por delegación del señor, asientan unos individuos llamados sesmeros que tendrán por misión subdividir y repartir las tierras de cada una de las sesmas o partes en que el Señorío se ha fragmentado. En el territorio molinés fueron desde el principio solo cuatro (El Campo, El Sabinar, El Pedregal y La Sierra), aunque en otros territorios castellanos fueron seis (que es la cantidad que justifica el nombre) y en otros solamente dos, o siete, etc. Cada sesma era dividida en veintenas, de las que, lógicamente, había veinte en cada una de ellas. Equilibradamente dispuestas a lo largo y ancho del territorio de la sesma, la veintena venía a corresponder con el actual municipio. Prueba de ello es que, de los ochenta núcleos de población que actualmente posee el Señorío de Molina, corresponden casi veinte a cada sesma…

Cada veintena o término municipal se dividió en quiñones, que viene a ser la quinta parte de de un término. Estos quiñones se entregaban a individuos que por ello adquirían el título de quintaneros y que tenían por misión concreta trabajar y hacr producir a ese pedazo de tierra del Señorío”. (“Molina de Aragón: veinte siglos de historiaAntonio Herrera Casado. AAche Guadalajara) (pág.18-19)

[9] En Molina se pueden ver las casonas o palacios de los personajes que fueron importantes o notables, la casa de los marqueses de Villel, etc.

[10] No sé si responde a esta época o es de tiempos posteriores. En Hinojosa en un lateral de la plaza donde estaba el olmo multisecular hay un espacio que de siempre se llamó “Los caballos”. Además, recuerdo que las familias más pudientes de los pueblos, además de la yunta, de las yuntas (si tenían varias) o formando parte de ellas estaba el caballo o la yegua en la que sus dueños acudían a las ferias o a los compromisos personales.

[11] Se considera vecino a quien cuple estos tres requisitos: es residente, tiene propiedades y paga sus impuestos.

[12] Portiellos significa cargo, dirección, gobierno.

[13] Fueros Capítulo 12 encabezamiento.

[14] Fueros Capítulo 12 cédula 16ª.

[15] Fueros Capítulo 20 cédula 8ª.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Primavera. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s