Historia de Molina de Aragón

75º Grupos enemistados

“Todo omne que fiziere en Molina corral por vando[1] contra otro vando peche dozientos maravedíes; et si negare, jure con doze. Por muerte de omne, nin por ferida, nin por lancada, non salgan con armas; el que lo fiziere, peche cient maravedíes”[2]

De cuántos lugares procederían los pobladores que ocuparon nuestras tierras ni cómo ocuparían los barrios de Molina o las aldeas, no lo sabemos, pero por esta cédula se desprende que formarían grupos por familias, por barrios o por aldeas (corral) con enfrentamientos y que se pelearían (vando contra vando). No sé si cabe hacer parangón de aquellos grupos enemistados (corral) entre barrios o pueblos, (situación que conocimos en el siglo pasado cuando estaban habitados) pero bueno por lo que se desprende sí que ocurría y había que evitarlo poniendo multas. Esto señala las enemistades por procedencia (etnias o familias), por posesión de tierras o por denuncias de los ganados que aprovechaban el herbaje del término vecino (entre aldeas). Podríamos deducir también las enemistades de unas aldeas con otras por territorios más extensos o más productivos. Y también por ideas…

Queda prohibido ser cabecilla y arroparse de gentes que a su mando se enfrentan contra otro grupo pague la milta de 200 maravedís. Y si se negase busque doce fiadores ante quienes jure.

En la misma cédula, para prevenir consecuencias de estos enfrentamientos se prohíbe llevar armas porque así no habría muertes ni heridos, y si alguno la llevase, (principalmente se denuncia la lanza), pague una multa de cien maravedíes.

“Quien viniere en bando e hiriere doble todas las calonnas. Si negare jure con veinticuatro”[3] Otra disposición para quien en bandería o pandilla, escudándose en ella, hiriere a otro pagará el doble de multa es decir doscientos maravedíes. Y para probar su inocencia tiene que jurar por veinticuatro o que veinticuatro personas salgan fiadoras de él. Esto indica la dificultad de que alcance ese número de personas, como fiadoras, aunque pertenezcan a  una banda.

“Por buelta[4] sabida onde puede crecer mal en la villa los alcaldes tomen de cada parte quatro parientes, et de aquellos, den sobreleuadores de coto[5]; et de aquella parte que non los qui­sieren dar, sean en coto de mille maravedíes et pechen la calonna que fizieron”[6]

Y seguimos con estos posibles enfrentamientos, se recomienda a los alcaldes que citen a los parientes, a cuatro, y ellos se ocupen de evitarlo y se comprometan a pagar las tasas correspondientes si no lo evitan. Y si no quisieren comprometerse aumenten las tasas a mil maravedíes además de la caloña, es decir además de la multa prevista, los mil maravedíes. La más cara multa.

“Quien sobreleuador de coto fuere en el conceio se salga seyendo amas las partes en conceio manifiestas”[7]

El que se responsabilice que acuda al concejo y apure hasta conseguir que ambas partes se aclaren y por tanto desaparezca la pugna.

“En buelta que aquaeciere en la villa, otorguen dos alcaldes jurados o juez et alcalde”[8] La riña que suceda dentro de Molina (la villa) la solucionen o juzguen dos alcaldes, es de suponer que uno por cada parte y si no el juez y el alcalde.

Los pobladores que acudieron en esta época provenían de distintos lugares de la península. Unos de los reinos del norte, incluso de allende los pirineos y otros que se reintegraron de la zona árabe, aquéllos con su afán bélico y de ocupación, mientras éstos con el deseo de reencontrar el pequeño idilio cristiano que en su mente albergaban. El choque de unos y otros es fácil de detectar y también que procuraran reunirse en zonas del señorío o en barrios de la ciudad. Esta colonización pido crear un ambiente de enemistades con el vecino, con el habitante de aldea o de barrio y crear grupos y bandos rivales.

Más difícil es interpretar estos grupos como formados por judíos o por moros para defenderse de los cristianos.

[1] Drae. Bando. (Quizá del gót. bandwō ‘signo, bandera’). m. Facción, partido, parcialidad.

[2] Fueros Capítulo 16 encabezamiento.

[3] Fueros Capítulo 22 cédula 13ª.

[4] Drae. Acepción 29, f. ant. Riña, alboroto.

[5] Drae. (Del lat. cautus, defendido). 1. m. Terreno acotado. 2. m. Mojón que se pone para señalar la división de los términos o de las heredades, y especialmente el de piedra sin labrar. 3. m. Población de una o más parroquias sitas en territorio de señorío. 4. m. Término, límite. 5. m. ant. Mandato, precepto. Y también (Del lat. quotus). 1. m. Postura, tasa.

[6] Fueros Capítulo 16 cédula 1ª.

[7] Fueros Capítulo 16 cédula 2ª.

[8] Fueros Capítulo 16 cédula 3ª.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Primavera. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s